Tras el parón veraniego, toca volver al trabajo. El pasado lunes, igual que en el resto de Sant Pere de Ribes, el Autòdrom Terramar retomó su actividad. Hoy, con ocasión de la fiesta mayor organizada a principios de verano, queremos rendir homenaje al municipio que da cabida al Autòdrom Terramar, Sant Pere de Ribes.

El municipio, tal y como lo conocemos en la actualidad, poco tiene que ver con las primeras fotografías que se tomaron de él. Hasta finales del siglo XIX, estaba formado por masías dispersas a los pies del macizo del Garraf, sin que estas llegaran a formar un núcleo urbano propiamente dicho.

Igual que para buena parte del país, la llegada de la revolución industrial supuso un florecimiento de la cultura que se materializó, en buena parte, en la creación de un patrimonio arquitectónico genuino que, por fortuna, pervive en la actualidad. Cabe recordar que el Garraf cuenta con algunas de las obras más emblemáticas del modernismo catalán, como el Celler Güell, diseñado por el mismísimo Gaudí, o Can Punxes (en el mismo municipio de Sant Pere de Ribes), construida por orden de un indiano a principios del siglo XX. Fue precisamente en esa época en la que, Francesc Armengol, un potentado barcelonés que hizo fortuna en el sector textil, llegó al municipio con la idea de construir una ciudad jardín (un concepto urbanístico que plantea el desarrollo de un espacio urbano integrado en la naturaleza) al lado del mar, dando lugar a un sinfín de casas solariegas de estilo modernista que sirvieron de residencias estivales para la burguesía barcelonesa. Precisamente, y fruto del nacimiento de la “Ciutat Jardí de Terramar”, Francesc Armengol encargó a Frick Armangué la construcción del Autòdrom Terramar como parte de la oferta de ocio de la urbanización.

En la actualidad, el municipio cuenta con más de 30.000 habitantes –siendo el segundo municipio con más población de la comarca por detrás de Vilanova i La Geltrú-, y es uno de los principales centros económicos de la orbita metropolitana de Barcelona. Además, a lo largo de los últimos años, el municipio ha incrementado su oferta cultural y de ocio (destaca principalmente, la introducción de la feria de los indianos que, en los últimos años, se ha hecho un sitio entre las ferias temáticas más importantes de Catalunya). Este año, el Festival Jardins de Terramar (organizado en el límite que separa los términos municipales de Sitges y Sant Pere de Ribes) ha acogido alrededor de veinte mil personas.

Por lo que al Autòdrom Terramar respecta, seguiremos trabajando para aportar nuestro granito de arena a este gran proyecto colectivo que es Sant Pere de Ribes, al que nos une el territorio, la historia y una visión de futuro.