A doce días vista de las esperadas elecciones al Parlamento de Andalucía, y con la política más presente que nunca en nuestra vida cotidiana, hoy, rememoramos los tiempos en que el Autódromo de Terramar recibía a algunas de las figuras políticas más relevantes del ámbito nacional.

Para ello, debemos viajar hasta mediados de los años 20 del siglo pasado. El 29 de abril de 1923, en plena construcción del Autódromo de Terramar, se celebraban elecciones a las cortes generales españolas. Manuel García Prieto, líder del partido liberal, fue capaz de mantener la presidencia del gobierno, seguido de José Sánchez Guerra, del partido conservador, y de Francesc Cambó, de la Liga Regionalista catalana. Se trataba de un triunfo histórico para el catalanismo político que, no tan solo era la fuerza más votada en Catalunya sino que, además, se convertía en la tercera fuerza política a nivel nacional. Así, Cambó pasó a convertirse en una figura clave del reformismo conservador en toda España, hasta el punto en que llegó a ser ministro en varios gobiernos. Se dice incluso que el mismo rey Alfonso XIII llegó a pedirle en alguna ocasión que formara gobierno, a lo que Cambó respondía, de forma recurrente, que su proyecto político era Catalunya.

Durante esos años dorados del catalanismo monárquico, Cambó viajó a lo largo de toda Catalunya y España, explicando su proyecto político. Entre las paradas documentadas más relevantes del político de Verges se encuentra el Autódromo de Terramar, en donde, tal y como se puede apreciar en las fotografías, se dirigió a una imponente muchedumbre… A pesar de que el Autòdrom no prevé volver a acoger ningún meeting político, si nos comprometemos a seguiros deleitando con estas pequeñas anécdotas acerca del Autódromo de Terramar. ¡Hasta la semana que viene!