Durante una tercera parte del año, el Autòdrom Terramar acogerá actividades ecuestres abiertas al público. Para gestionar los residuos generados, principalmente estiércol de caballo, se ha apostado por los principios de la economía circular y por potenciar la economía en el ámbito local. 

Economía circular y de proximidad para la gestión de residuos orgánicos 1

Ejemplo de estercolero en un entorno ecuestre

Eso se traduce en que la gestión del estiércol de caballo, no sólo se hará de forma que se garantice, obviamente, la salubridad y protección medioambiental, sino que se destinará a compostaje en colaboración con una empresa especializada en la fabricación de abono orgánico (compost).
El producto resultante se podrá volver a utilizar en el Autòdrom para tareas de jardinería o para el suelo agrícola. De la misma manera, se podrá llegar a acuerdos si hay agricultores/as en la zona interesados en utilizarlo en su suelo*.
En aquellas épocas del año en las que haya actividad ecuestre (un 35% de la actividad anual total), el estiércol de caballo se recogerá diariamente, minimizando cualquier posible molestia relacionada con los olores. Se almacenará en una zona técnica y logística -alejada de zonas habitadas y habilitada para hacerlo- y posteriormente se retirará para ser procesado. Para llevar a cabo este proceso, se ha buscado la colaboración y los servicios de empresas gestoras de proximidad debidamente autorizadas por parte de la Agència de Residus de Catalunya.
Economía circular y de proximidad para la gestión de residuos orgánicos 2
Tal y como recoge el informe realizado por la empresa encargada del proyecto urbanístico del Autòdrom, OUA, con la colaboración del biólogo Jordi Escolà, “el estiércol de caballo debidamente compostado se utilizará como producto orgánico de valoración agronómica, por otra parte, muy apreciado en el sector de la producción agrícola ecológica y en el sector de la jardinería por sus propiedades”.
En Catalunya, la gestión del estiércol generado a partir de la actividad ecuestre, se rige de acuerdo con las competencias autonómicas del Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació de la Generalitat. Y, tal y como lo regulan las diferentes normativas, en todo momento se garantizará la trazabilidad del estiércol de caballo desde el punto de generación hasta su destino final, sin generar riesgos para la salud humana, la sanidad ambiental o el medio ambiente.
*Si sois agricultores/as y creéis que os podría interesar, podéis contactar con nosotros en el apartado de contacto de esta misma web.